Infalibles Terapias Para La Cervical: Adiós Al Dolor De Cuello

terapias para la cervical

¿Anda en la búsqueda de terapias para la cervical?  Tiene mucha suerte, el día de hoy le vamos a mencionar solo las mejores terapias para que las pueda realizar de manera sencilla en cualquier lugar sin a necesidad de un terapeuta.

Por lo general, el estrés diario y las posturas incorrectas son las causantes de aquellos molestosos dolores cervicales o de cuello. Tal vez, exista alguna patología de por medio, por ello muy importante si el dolore severo acudir a un médico.

Sin embrago, la mayoría de las veces los dolores son acusados por depósito de tensión en la zona cervical lo cual implica desequilibrios en la colocación del hueso, tendón, musculo, nervio, entre otros.

Mientras mas estrés se acumule en la zona peor puede ser la situación del dolor, ya que el cuerpo tiende a compensar los desequilibrios estructurales. Por lo tanto, puede notas que cada vez son más los huesos, músculo o tendones implicados en el problema.

Si en estos momentos se encuentran con un dolor en la cervical que le impide realizar su rutina diaria, ya no se preocupe. Pruebe con los siguientes terapias y de seguro sentirá mucho bienestar en tan solo segundos.

 

Mejores Terapias Para La Cervical

 

Rotaciones de Cuello y Cervical

Colóquese en posición de buda, es decir, sentado con las piernas cruzadas y la espalda recta. Si no es capaz de colocar la espalda recta, siéntese en una silla con la espalda estirada.

Respire profundamente unas cinco veces, de forma que sienta el aire fresco y expulse el aire caliente por las fosas nasales. Manténgase concentrado en el día, la hora, como también en el dolor de cuello.

Luego, suavemente gira la cabeza a la izquierda, siempre manteniendo el cuello estirado. Regrese a centro, gira hacia la derecha suavemente, siempre manteniendo el cuello estirado para evita cualquier tipo de lesión. Regresa al centro y repite para cada lado unas cinco veces respectivamente.

Eche la cabeza hacia atrás suavemente, regrese al centro. Luego, lleve la cabeza hacia delante con cuidado y regrese nuevamente al centro. Repita la ejecución unas cinco veces lentamente para evitar lesiones.

De seguida, lleva la cabeza al lado derecho lentamente, pero manteniendo la vista al frente y regrese suave al centro. Luego, eche la cabeza al lado izquierdo con cuidado y regrese a centro. Repita el ejercicio por unas cinco veces más.

Por último, suavemente sin apuros realice un círculo completo con la cabeza. Primero incline la cabeza al lado derecho, baje tanto el mentón como la barbilla hacia el cuello y gire hasta llegar al lado izquierdo.

De seguida, realice el mismo ejercicio comenzando por el lado izquierdo y repita unas cinco veces.

Estiramiento trapecio y  supraespinoso

El siguiente ejercicio es un poco más complejo, debe realizarlo con mucho cuidado y delicadeza, puesto que el cuello requiere de mucho cuidado.

En primer lugar, colóquese en posición de buda, con las piernas cruzadas y con la espalda recta. Si lo postura es un tanto incomoda, puede sentarse en una silla con la espalda siempre recta.

Respira el aire fresco unas cinco veces para que se relaje y  concentre en los siguientes movimientos que debes realizar.

Ahora, gira la barbilla a la derecha unos 25º y baja el mentón. Luego, agarra la cabeza con la mano en la parte posterior y estira suavemente los músculos traseros forzando la cabeza hacia adelante. Trata de realizar este ejercicio con mucho cuidado. Mantenga siempre los hombros bajos porque si lo sube no va a servir de nada.

Por último, realice el mismo ejercicio granado para el lado izquierdo.

Ejercicio de yoga para la cervical

La terapia de yoga para la cervical debe realizarlo si no tienes ningún tipo de problema grave, de lo contrario podrás empeorar la situación.

Si el problema de la cervical es por causa de estrés, el siguiente ejercicio es muy efectivo.

Primero túmbese en una esterilla, alfombra o césped boca arriba.

Respire unas cuantas veces para que se relaje un poco y concéntrese en el cuello.

Luego, inspira,  al exhalar eleva la pelvis en un pequeño impulso, dejando que el peso del cuerpo descanse en la zona cervical de la espalda.

Con las manos mantén la postura por unos 3 minutos. Esta posición en el yoga es muy conocida como “postura de la vela”.

 

Plant Salud
Sígueme

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.